Cómo hacer bálsamo de cannabis


Cómo hacer bálsamo de cannabis

El cannabis no tiene que ingerirse para tener efectos terapéuticos, como muchos estudios han demostrado durante al menos la última década. La aplicación tópica de las pomadas con THC ha resultado efectiva en muchos casos.

Aunque las cremas basadas en aceite de cáñamo y otros tratamientos tópicos llevan años en el mercado, es difícil encontrar ungüentos y pomadas que realmente contengan cannabinoides y THC en concreto, como ingredientes activos.

Afortunadamente, sin embargo, hacer un bálsamo de marihuana no es mucho más complicado ni muy diferente a elaborar mantequilla de cannabis. De hecho, el proceso es muy similar. Lo único que tienes que hacer es sustituir un aceite rico y espeso, como el de coco, por mantequilla.

Para productos finales más fluidos, o para vía oral, algunos prefieren usar aceite de girasol o de oliva, o una mezcla de ambos. Recuerda, eso sí, que la temperatura, especialmente con el aceite de oliva, es un factor a tener en cuenta.

INGREDIENTES

  • 2 tacitas/28 gramos de marihuana (en polvo)
  • 2 tacitas de aceite de coco
  • Unos 50 gramos de cera de abeja
  • 1 bandeja o papel para horno
  • 1 cazo o vaporera
  • 1 bote de cristal
  • 1 paño fino
  • Aceite aromático a escoger (por ejemplo de lavanda)

INSTRUCCIONES

Primero, descarboxila la marihuana. Coloca los cogollos desmenuzados en una bandeja de horno durante 15 minutos a 120º C.

Mientras tanto puedes echar el aceite de coco en el cazo o en la vaporera a baja temperatura y revuelve continuamente.

Tras 15 minutos, retira la marihuana del horno e incorpórala al aceite que tienes al fuego. Sigue revolviendo toda la mezcla durante 20-25 minutos para que el THC se disuelva en el aceite.

Pasados 25 minutos, retira la mezcla del fuego y echa el aceite ya infusionado en la jarra, usando el paño para filtrarlo. Asegúrate de escurrir bien la tela, para que todo el aceite pase al bote de cristal.

Ahora derrite la cera de abeja en la vaporera. Una vez se haya licuado, añade 5 partes de aceite de coco con cannabis por cada parte de cera de abeja, mezclándolas bien lentamente.

Una vez has incorporado todo el aceite de coco con la cera derretida, retira el cazo del fuego y añade el aceite aromático que hayas escogido a la mezcla. Devuélvelo al bote y déjalo reposar.