¿Cuánta luz necesita el cannabis autofloreciente?


¿Cuánta luz necesita el cannabis autofloreciente?

Las variedades de cannabis autofloreciente son las más rápidas y versátiles de todas. Los genes Ruderalis permiten que la marihuana autofloreciente florezca independientemente del ciclo de luz.

Se cree que la marihuana Ruderalis silvestre es originaria de Siberia, donde evolucionó para comenzar su período de floración en base al tiempo en lugar de la luz. Esta habilidad única es lo que diferencia a las autoflorecientes de las variedades de fotoperiodo (Indica y Sativa).

Pero no te preocupes, porque prácticamente los únicos rasgos Ruderalis que presentan las variedades autoflorecientes modernas, son una floración rápida y una buena resistencia. Las autoflorecientes contemporáneas son en realidad híbridos de pedigrí compuestos en su mayor parte por genes Indica y/o Sativa, con lo justo de Ruderalis para inducir la floración de forma automática tras unos 30 días partir de la germinación.

La última generación de variedades autoflorecientes produce una marihuana muy potente y de nivel de entendido, que está muy lejos de sus humildes orígenes. Además, sólo porque el cannabis autofloreciente se adapta a entornos difíciles, no significa que sea invencible ni que garantice unos generosos rendimientos llegado el momento de la cosecha.

Las plantas autoflorecientes se pueden cultivar con éxito en el exterior en todas las estaciones, a parte del invierno, y bajo toda una serie de programas de iluminación en el interior. El truco es encontrar la cantidad óptima del espectro de luz adecuado para las auto, con el fin de que alcancen su pleno potencial y produzcan una gran cosecha escarchada.

¿QUÉ CICLO DE ILUMINACIÓN ES MEJOR PARA LAS AUTOFLORECIENTES?

Es una pregunta que aún se sigue debatiendo, ya que la generación de variedades autoflorecientes que se va a lanzar en el 2017, es sólo la quinta. Únicamente durante la última década se ha tenido la oportunidad de cultivar híbridos ruderalis de calidad. Así que nadie lo sabe con toda seguridad.

Sin embargo, un programa de 18 horas de luz y 6 de oscuridad, es el más popular entre los cultivadores de interior, y el ciclo de luz más económico. Para los cultivadores que prefieren cultivar durante los calurosos meses de verano, es probablemente el mejor ciclo de luz. En nuestra opinión, es la cantidad adecuada de luz para el cultivo interior de plantas autoflorecientes de semilla a cosecha.

24 horas de luz es otra opción existente, aunque es mucho más cara y aumenta la temperatura del cuarto del cultivo. Es una opción a tener en cuenta durante un invierno especialmente frío, para poder mantener una temperatura óptima.

De lo contrario, este programa de iluminación no es necesario, ya que no se ha demostrado que incremente el rendimiento de forma significativa ni que acelere la floración. 22/2 y 20/4 son bastante comunes, pero de momento no existen datos concretos que respalden su superioridad.

Una alternativa viable es usar un programa de 12 horas de luz y 12 de oscuridad, como con las variedades de fotoperiodo. La inclusión de una o dos autoflorecientes en el cuarto de cultivo es una forma útil de cosechar un poco de hierba mientras se espera a que madure el resto.

El cannabis autofloreciente florece de forma adecuada con 12 horas de luz, pero sus rendimientos y tamaño serán menores. No es la mejor iluminación para las auto, pero es una forma de familiarizarse y practicar con ellas.

¿QUÉ TIPO DE LUZ ES MEJOR PARA UN CULTIVO AUTOFLORECIENTE?

La respuesta breve es la luz solar, pero el cultivador de interior puede acercarse bastante con las luces LED de espectro completo de última generación, que son perfectas para todo el ciclo de vida del cannabis, y las luces de cultivo de mayor eficiencia del mercado.

A la larga, merece la pena invertir en luces LED, ya que la factura eléctrica se verá reducida y se obtendrán unos mejores rendimientos y potencia. El coste inicial de unas LED de calidad podría ser un poco intimidante, pero esta tecnología es el futuro del cultivo interior.

Así como la TV LED de pantalla plana ha sustituido al enorme aparato de televisión de antaño, las luces LED pronto dejarán obsoletas a las HID.

Las lámparas HID siguen siendo un buen sistema de iluminación a corto y medio plazo para variedades autoflorecientes, con unos costos iniciales muy bajos, aunque los gastos de funcionamiento son superiores a los de las LED. Si quieres cultivar autos con lámparas de la vieja escuela, no hace falta utilizar bombillas MH.

La breve etapa de crecimiento vegetativo, rápida transición al período de floración, y corta estatura de las variedades autoflorecientes, a excepción de algunos monstruos de cuarta generación, hacen que la solución más sencilla sea una iluminación con luces HPS.

Aunque suelen estar reservadas para los variedades de fotoperiodo durante su etapa de floración, debido a un mayor nivel de luz naranja/roja en vez de azul/blanca, más adecuado para el período vegetativo, las auto no se estiran de la misma forma bajo luces HPS.

Las lámparas CFL de luz fría son ideales para el comienzo y la fase vegetativa de las auto, pero tienen un número de lúmenes limitado para la floración.

Las lámparas CFL de doble espectro púrpura también pueden desempeñar esta función, y si se cambian por luces LED más potentes en la fase de floración, el similar espectro de luz que emiten hará que la transición sea más fácil y el cultivo más ecológico.

Las variedades autoflorecientes pueden sobrevivir con tan poco como 6 horas de luz solar, pero si lo que buscas son unos cogollos de calidad en 60 días o menos, lo mejor es asegurarse de que obtengan 18 horas de luz al día - natural o artificial.