Cómo hacer un lavado de raíces a la marihuana: qué debes saber


Cómo hacer un lavado de raíces a la marihuana: qué debes saber

El lavado de raíces puede ser una técnica útil al cultivar marihuana para corregir los errores tóxicos, y posiblemente obtener los cogollos más limpios de tu planta. Pero ¿realmente funciona? ¿Y cuándo debes hacerlo? Echa un vistazo a nuestras instrucciones y algunas reflexiones sobre la eficacia de lavar las raíces.

Casi todos los cultivadores de marihuana hacen un “lavado de raíces” a sus plantas, pero existe el debate sobre si esta técnica realmente funciona. Algunos afirman que produce cogollos más limpios y de mejor sabor, mientras que otros aseguran que no sirve de nada. En este artículo, veremos todos los motivos para lavar las raíces del cannabis (algunos pueden salvar la cosecha). También explicaremos en qué momento del ciclo de cultivo debes hacerlo (tanto en tierra, como en cultivos hidropónicos), qué necesitarás y cómo hacerlo.

El lavado de raíces de las plantas de cannabis: ¿qué significa?

Cómo hacer un lavado de raíces a la marihuana: qué debes saber

El lavado de raíces (lavar o enjuagar las raíces) es un proceso mediante el cual se elimina el exceso de nutrientes del sustrato de una planta de cannabis. Con el tiempo, las plantas pueden acumular una reserva de nutrientes que no llegan a procesar, e idealmente estos nutrientes deben eliminarse antes de la cosecha.

Pero el lavado de raíces no solo es útil antes de cosechar; puede hacerse en cualquier momento del cultivo para "resetear" los niveles de nutrientes del sustrato. Por ejemplo, algunos cultivadores enjuagan las raíces antes de empezar la fase de floración, ya que en ese momento cambiará el nivel deseado de nutrientes NPK (nitrógeno, fósforo y potasio).

Aunque el lavado de raíces se asocia más con el cultivo en tierra, no es exclusivo de este tipo de cultivo; también puede usarse en hidroponía. De hecho, dadas las características de los cultivos hidropónicos, el lavado de raíces es más sencillo y rápido; solo hay que cambiar el agua.

¿Por qué deberías lavar las raíces?

Hay varias razones para enjuagar las raíces del cannabis. Aunque ninguna es especialmente emocionante, todas son importantes. Un lavado hecho correctamente y en el momento adecuado puede salvar la cosecha de un desastre, si hay una acumulación tóxica de nutrientes.

La principal razón para lavar las raíces es mejorar el sabor y la calidad general de los cogollos. Sin embargo, este punto es controvertido y algunos cultivadores discrepan con que el lavado de raíces suponga alguna diferencia en esta fase, pero la mayor parte del mundo cannábico parece estar a favor de usar este método antes de la cosecha.

Otra razón menos controvertida para lavar las raíces es resetear los niveles de nutrientes del suelo, eliminando las concentraciones peligrosas. En ambos casos, el argumento es que si hay pocos o ningún nutriente en la tierra, la planta tendrá que usar los nutrientes que ha acumulado (algo que no podría hacer si hubiera cantidades abundantes de nutrientes en el sustrato).

Imagínate que se trata de las reservas de grasa del cuerpo humano. Mientras haya un suministro externo de grasas, el cuerpo irá quemando eso; pero cuando esto se agote, el cuerpo quemará sus propias reservas de grasa.

Ventajas y desventajas de lavar las raíces del cannabis

¿por qué deberías lavar las raíces?

Como ya hemos dicho, no todo el mundo cree que merezca la pena lavar las raíces antes de la cosecha. Así que, para que estés bien informado/a, hemos recopilado algunos datos y opiniones. Aunque, en definitiva, llegarás a tus propias conclusiones basándote en tus propios resultados.

El lavado de raíces es beneficioso, y a veces necesario, pero también tiene sus inconvenientes, especialmente si se hace mal. Por tanto, aquí tienes una lista de pros y contras para ayudarte a decidir si debes lavar las raíces, cuándo y por qué.

Ventajas del lavado de raíces

Hay varios motivos para enjuagar las raíces del cannabis: desde salvar la cosecha, hasta hacer que los cogollos tengan un sabor más limpio.

Podría mejorar la calidad de tu hierba

Una de las principales razones para usar esta técnica es mejorar la calidad del producto final. Como hemos mencionado antes, las plantas acumularán un exceso de nutrientes con el paso del tiempo. Estos nutrientes afectarán al sabor y la suavidad del humo de los cogollos. Al lavar las raíces unas 2 semanas antes de la cosecha, la planta no tiene más remedio que consumir esta reserva de nutrientes del suelo, produciendo unos cogollos más "puros" en el momento de la cosecha.

Pero nadie se pone de acuerdo sobre la veracidad de esta idea. Hay opiniones diversas; algunos cultivadores defienden su eficacia, mientras que otros afirman que no sirve para nada. De hecho, una investigación reciente sugiere que no afecta al sabor del producto final. Pero no se puede generalizar a partir de una única investigación, que probablemente tenga algún que otro defecto metodológico.

Otra cosa a tener en cuenta es cómo se añade el fertilizante a lo largo del ciclo de vida de una planta. Si una planta recibe continuamente demasiado fertilizante, almacenará un exceso de nutrientes. En cambio, si la fertilización es deficiente, o mínima, la planta no podrá almacenar un exceso de nutrientes; por lo que, en este caso, el lavado de raíces no supondrá ninguna diferencia.

Por tanto, es posible que las diferentes opiniones de los cultivadores se basen en cómo se han cultivado las plantas, lo que afectaría a su capacidad de almacenar el exceso de nutrientes.

Previene el bloqueo de nutrientes

El lavado de raíces puede evitar el bloqueo de nutrientes. Si una planta recibe demasiado fertilizante, la acumulación de nutrientes en el suelo puede perjudicar la capacidad de las raíces para absorberlos. Por tanto, los síntomas en la planta serán los mismos que los de una deficiencia nutricional. Las hojas empezarán a decolorarse o incluso mostrarán signos de quemadura de nutrientes (una consecuencia habitual de la fertilización excesiva).

El bloqueo de nutrientes se produce porque los compuestos (a menudo sales) presentes en los fertilizantes tienen una concentración demasiado elevada y se unen entre sí en el suelo. Y esto inhibe la capacidad de absorción de las raíces.

Por otro lado, el bloqueo de nutrientes también puede estar causado por un desequilibrio del pH. En ambos casos, este problema puede remediarse con un lavado de raíces. Al enjuagar varias veces el medio de cultivo con agua de pH equilibrado, hasta que el agua salga limpia, puedes resetear los niveles de nutrientes del suelo y empezar a fertilizar de nuevo.

Algunos cultivadores solo hacen esto si creen que algo va mal. Sin embargo, otros lavan las raíces a intervalos determinados a lo largo del cultivo, para evitar la acumulación de altos niveles de nutrientes.

Puede ayudar a las plantas al iniciar la floración

Cuando las plantas pasan de la fase vegetativa a la floración, el equilibrio de nutrientes cambiará de una proporción NPK 1:1:1 a una proporción alrededor de 1:2:2. Básicamente, el nivel de nitrógeno debe disminuir durante la floración. Para ayudar a la planta en este sentido, lavar las raíces en la etapa de prefloración podría ser justo lo que necesita. Esto significa que se eliminará cualquier resto de nitrógeno en el suelo, lo que facilitará poder conseguir unos niveles óptimos de nutrientes.

Desventajas del lavado de raíces

El lavado de raíces también tiene sus inconvenientes. No es adecuado para ciertas situaciones y, si se hace mal, puede hacer más daño que bien. Así que, aunque decidas que este método es para ti, no te entusiasmes demasiado.

No es adecuado para la tierra ecológica enriquecida o la súper tierra

Algunos tipos de tierra contienen un buen equilibrio de nutrientes desde el principio, que la planta usará según le convenga. Por tanto, el cultivador no aplicará fertilizante en ningún momento durante el ciclo de cultivo, y los nutrientes se irán agotando con el tiempo. Con este tipo de sustratos, el lavado de raíces no servirá de nada, o podría suponer el riesgo de ahogar a la planta, ya que podrían retener más agua que la tierra tradicional o los cultivos hidropónicos.

Problemas de pH

Si no se hace correctamente, el lavado de raíces puede hacer más daño que bien. Uno de los grandes riesgos es provocar un desequilibrio del pH. Por tanto, si vas a enjuagar las raíces, primero debes conseguir un medidor de pH y ajustar correctamente el nivel de pH del agua.

Tras hacer el lavado, debes seguir comprobando el pH del suelo. Si es demasiado elevado, provocará la acumulación de sales en el suelo, lo que causará exactamente los problemas que querías evitar con el lavado de raíces. Los nutrientes que necesita la planta de cannabis solo son solubles en un rango de pH ácido, por lo que enjuagar las raíces con agua alcalina (pH superior a 7,0) hará que los nutrientes permanezcan en la tierra e introducirá sales.

Podrías tener que comprar fórmulas con enzimas adicionales o ricas en azúcar

Lavar las raíces con agua corriente no elimina todo lo que hay en el suelo. Así que quizá necesites comprar fórmulas con enzimas adicionales, o ricas en azúcar, para añadirlas al agua usada para el lavado. ¿Qué hacen estas fórmulas? Catalizan la descomposición de los nutrientes en el suelo, lo que significa que en los siguientes lavados se eliminarán más de estos nutrientes.

Aunque esto no supone un problema en sí mismo, puede ser un coste extra innecesario si el lavado de raíces no hace falta en primer lugar.

Crecimiento atrofiado

Algunos cultivadores creen que lavar las raíces cuando no es necesario podría atrofiar el crecimiento de las plantas. Su argumento es sencillo y convincente: al eliminar los nutrientes del suelo, suprimes el alimento que la planta necesita para crecer.

No hay duda de que lavar las raíces de forma innecesaria, o hacerlo en un momento inadecuado, puede frenar el crecimiento de las plantas. Sin embargo, hay quien va más allá y afirma que incluso un lavado de raíces antes de la cosecha puede frenar el crecimiento en cierta medida. Al fin y al cabo, la planta sigue madurando.

¿Cuándo lavar las raíces del cannabis?

Desventajas del lavado de raíces

El momento adecuado para lavar las raíces dependerá del motivo por el cual usas esta técnica. Hay tres momentos y razones principales para hacerlo:

  • Antes de la cosecha: para mejorar la calidad final de los cogollos
  • Entre fases: para resetear el sustrato y conseguir un nuevo equilibrio de nutrientes
  • Cuando sea necesario: para remediar el bloqueo de nutrientes

El momento exacto variará en función del tipo de cultivo. Por ejemplo, los distintos sustratos requieren procesos ligeramente diferentes. En el caso de los cultivos hidropónicos, el lavado de raíces puede hacerse más tarde que en un cultivo en tierra, ya que el proceso es mucho más rápido (dado que las plantas obtienen los nutrientes directamente de la solución nutritiva). Con algunos métodos de cultivo, como la aeroponía, no es posible lavar las raíces.

Lavado de raíces previo a la cosecha

La mayoría de cultivadores enjuagan las raíces al final de la fase de floración. Esto se conoce como el lavado precosecha. Como hemos comentado, el objetivo de esto es forzar a la planta a usar sus reservas de nutrientes, para que los cogollos tengan un sabor más limpio.

En los cultivos de tierra, suele hacerse unas dos semanas antes de la cosecha. El momento exacto debe ser determinado por el cultivador. La forma más fácil de reconocerlo es cuando los tricomas empiezan a pasar de color transparente a blanco-lechoso, una señal de que la planta pronto estará completamente madura.

En un cultivo hidropónico, el lavado de raíces puede hacerse más tarde, hasta unos días antes de la cosecha. Esto se debe a que, una vez hayas cambiado el agua, los nutrientes desaparecerán inmediatamente. En cambio, en un cultivo en tierra, el nivel de nutrientes en el suelo irá disminuyendo con los sucesivos lavados. Si lavas las raíces demasiado pronto en un cultivo hidropónico, corres el riesgo de atrofiar el desarrollo de la planta durante las últimas fases de maduración.

Lavado de raíces durante el cultivo

Hay dos razones para enjuagar las raíces durante el ciclo de cultivo: para resetear el sustrato al cambiar de fase, o para evitar el bloqueo de nutrientes.

Resetear el sustrato

Esto suele hacerse al final de la fase vegetativa o en la fase de prefloración, para preparar la tierra para la nueva proporción de nutrientes que usarás en la floración (NPK 1:2:2). Pero no todo el mundo lava las raíces en este momento. Algunas personas lo hacen porque creen que así se elimina el riesgo de un exceso de nitrógeno durante la floración.

¿Cómo sabes cuándo hacerlo? Cuando la planta haya terminado su primera gran fase de crecimiento, y empiecen a aparecer los primeros indicios de flores donde las ramas se unen al tallo, habrá empezado la fase de prefloración. En ese momento, deberías pensar en lavar las raíces y cambiar la proporción del fertilizante.

Evita el bloqueo de nutrientes

En este caso, puedes lavar las raíces siempre que creas que tus plantas de cannabis lo necesitan. Inspecciona las plantas y busca síntomas como la decoloración o el enrollamiento del borde de las hojas; estos signos probablemente indiquen un bloqueo de nutrientes o un exceso de fertilización (a menudo causados por lo mismo). Pero procura identificar bien el problema, ya que el riego excesivo o las luces demasiado calientes o cercanas a las plantas pueden causar síntomas similares.

¿Cómo funciona el lavado de raíces del cannabis?

Lavado de raíces durante el cultivo

El lavado de raíces elimina el exceso de nutrientes del sustrato. Y aunque en este artículo nos centramos principalmente en la tierra, también explicaremos brevemente cómo lavar las raíces en un sistema hidropónico; realmente es tan sencillo como cambiar la solución.

¿Qué herramientas necesitas para lavar las raíces del cannabis?

Hay algunas herramientas que querrás tener a mano cuando laves las raíces.

  • Medidor de pH: imprescindible para asegurarte de no aumentar demasiado el pH del suelo.
  • Medidor de TDS (sólidos totales disueltos): este aparato mide la cantidad de partículas disueltas en una solución, y te indicará si tu solución tiene una concentración de nutrientes lo suficientemente baja.
  • Medidor EC: mide la conductividad eléctrica del medio de cultivo, e indicará si el lavado de raíces ha conseguido extraer suficientes nutrientes.

Cómo lavar las raíces del cannabis: paso a paso

El lavado de raíces es un proceso bastante sencillo, pero debe hacerse correctamente para que sea eficaz.

  1. Ajusta el pH de tu agua: alrededor de 5,8 y 6,0.
  2. Ajusta la temperatura del agua: esto no es imprescindible, pero el agua a 24°C disolverá el máximo de nutrientes.
  3. Empapa el sustrato por primera vez: haz esto cuando normalmente regarías tu planta. Añade tanta agua como pueda contener la tierra.
  4. Espera 10 minutos y vuelve a enjuagar el sustrato: este es el verdadero "lavado". Ahora saldrá mucha agua por la base.
  5. Mide la EC y/o TDS del agua de escorrentía usando un medidor: el nivel de sólidos totales disueltos debería dar una lectura de unos 50ppm, y la EC debería ser de 0,1. También deberías medir el agua usada para lavar las raíces, ya que la lectura nunca será inferior a esto.
  6. Repite el proceso hasta que obtengas el nivell de TDS/EC deseado.

Es así de simple. Una vez finalizado el lavado, vale la pena medir el pH y la EC del suelo, para asegurarte de que no ha ocurrido nada extraño durante el proceso de lavado.

Cómo lavar las raíces del cannabis en un cultivo hidropónico

Esto es muy sencillo. Vacía tu depósito y rellénalo con agua sin fertilizantes, que tenga un pH equilibrado. Eso es todo. Solamente hay que hacer esto dos días antes de la cosecha, ya que los nutrientes se eliminarán inmediatamente.

Lavado de raíces del cannabis: ¡pruébalo en tu cultivo!

Cómo lavar las raíces del cannabis en un cultivo hidropónico

El lavado de raíces ayuda a restablecer el equilibrio de nutrientes y revertir los problemas asociados al exceso de fertilización. Pero es mejor evitar estos problemas en primer lugar.

En lo que respecta a las ventajas del lavado de raíces para mejorar la calidad de la cosecha, existen opiniones diversas. ¿Por qué no lavar las raíces de la mitad de tus plantas, y dejar la otra mitad para comparar los resultados? Probablemente sea mucho más importante aplicar una buena fertilización durante todo el cultivo. Hacer un lavado de raíces al final no corregirá los errores cometidos durante meses. Sin embargo, poca gente afirma que lavar las raíces antes de la cosecha tenga efectos negativos. Y como puedes ver, es un método barato y sencillo. ¡Así que no pierdes nada por probarlo!