El cuarto de cultivo de cannabis ideal


El cuarto de cultivo de cannabis ideal

El cultivo interior de cannabis nunca había sido tan popular y es que además tampoco había sido nunca tan fácil crear el cuarto de cultivo de cannabis ideal. El cannabis es una planta resistente, pero si quieres sacarle el máximo partido a tu cultivo, tendrás que plantar tu hierba en un entorno lo más similar posible al hábitat natural de esta especie.

Nuestra guía para conseguir el cuarto de cultivo de cannabis ideal te ayudará a planear, preparar y manejar el entorno de cultivo interior perfecto. Independientemente de la cepa de cannabis o el método de cultivo que decidas utilizar, cuando llegue la cosecha, el éxito se medirá en gramos de cogollo.

Y para tener éxito, cualquier cultivo de cannabis deberá empezar con un plan de cultivo incluso antes de que la primera semilla haya germinado. El primer paso es establecer una zona apta para su uso como plantación de cannabis en interior. Puede ser una habitación vacía un ático o un sótano.

Simplemente asegúrate de que es privado y de que no tendrá interferencias de ningún tipo durante todo el cultivo. Usa el sentido común y evita cultivar en una planta baja o cerca de la entrada de tu domicilio.

Un cultivo de cannabis siempre despertará miradas curiosas y es algo de lo que solo debería tener conocimiento del propio cultivador. Será tu "zona verde" privada y particular.

ARMARIO DE CULTIVO VS. CUARTO ADAPTADO PARA EL CULTIVO DE CANNABIS

La solución obvia para disponer de un espacio de cultivo es comprar un armario. Hoy en día, en el mercado hay una gran variedad de tamaños y podrás encontrar el que mejor se adapte a tu cultivo.

Además, los armarios de cultivo suelen estar forrados con material plateado altamente reflectante, como el Mylar, y además son 100% herméticos a la luz, para que el ciclo de oscuridad de tus plantas no se vea interrumpido. Los cultivadores que usen LED incluso pueden adquirir armarios con un interior de Mylar blanco, especial para reflejar el espectro LED.

Usar toda la superficie de una habitación vacía o construir un espacio dentro de otra habitación será innecesario para el cultivador casero moderno y bien informado. Los cuartos de cultivo específicos sólo suelen ser necesarios para cultivos industriales de cannabis y salvo que estés esperando un pedido de unos cuantos quilos para un dispensario o un club, un armario será suficiente.

Por otra parte, los armarios son muy asequibles y el coste de construirte uno podría superar fácilmente el precio de estas estructuras con todo lo necesario. Además, aplicar Mylar y conseguir un hermetismo total puede ser un poco complicado.

Si usas una habitación entera, te encontrarás con los mismos problemas respecto a la reflexión de la luz y el sellado. Sin duda es más barato empezar por ahí y siempre podrías pintar las paredes de blanco.

Pero otro problema importante sería el intenso olor que perfumará tu cuarto de cultivo y quizás toda la vivienda tan pronto llegue la floración.

Artículo relacionado

Si utilizas toda la habitación para cultivar, serán necesarios filtros de carbono más grandes y ventiladores más potentes. Cada vez que abras la puerta, el aroma de la marihuana se escapará, y si entras durante el ciclo de oscuridad, entrará la luz del pasillo. Hazte con una bombilla verde para el cuarto si insistes con esta opción y en entrar cuando las luces están apagadas.

Quizás la ventaja de los armarios de cultivo que suele pasar más desapercibida es lo fácil que es cuidarla y trabajar en ella. La limpieza no es un problema, sólo necesitas agua con un poco de jabón y un paño. Las luces, los ventiladores de extracción y los filtros de carbono del techo de la tienda requieren mucho menos trabajo y se montan o desmontan sin ninguna herramienta eléctrica.

Unas cuerdas o unas cadenas, unas bridas y un rollo de cinta americana es todo lo que necesitarás para fijar en su sitio el equipamiento de cultivo más pesado y los accesorios más ligeros como conductos de aire o cables de alimentación. Los armarios de cultivo modernos crean el microclima perfecto para el desarrollo de la marihuana y sin duda deberías invertir al menos en uno.

Puedes usar un armario para la fase del crecimiento vegetativo o para mantener plantas madre y sus esquejes, mientras utilizas otro para florecer al mismo tiempo otra tanda de plantas ya adultas. Este tipo de flexibilidad no es posible cuando utilizas una habitación entera.

En la mayoría de habitaciones podrás encajar armarios de cultivo de 2m² o incluso más grandes. Eso sí, deberías pensar en un sistema de rotación.

CUÁNTA LUZ POR M²

En términos generales, si utilizas un sistema HID tradicional con la configuración habitual, focos MH para plantas en vegetación y HPS para floración con un reflector, entonces la potencia ideal por m² estará en torno a los 400-600W.

Mientras los últimos focos de cultivo LED de espectro completo proporcionan una salida comparable, o quizás incluso ligeramente mejor, con una eficiencia aproximada del 50%, los nuevos sistemas de 200 y 400W podrían ser suficientes sin necesitar ningún cambio de lámparas.

Las bombillas fluorescentes con espectro frío son ideales para la etapa del crecimiento vegetativo. Las CFL de 150 a 300W son económicas y representan una gran alternativa a las lámparas de haluros metálicos (MH), ya que ayudan a mantener un espacio internodal ajustado al poder colocarse a sólo unos centímetros de las copas de las plantas, a diferencia de los 50-60cm habituales en luces HID y potentes sistemas LED.

En la floración no se aconseja usar CFL, ya que no ofrecen cosechas abundantes. Son ideales para complementar la iluminación de floración, pero no son una opción viable por sí solas.

Por el bien del orden, la limpieza y la seguridad en tu casa, asegúrate de que todas las resistencias y conexiones eléctricas queden fuera del armario y alejadas del agua, algo especialmente importante en instalaciones hidropónicas. Si es posible, monta todo pegado a la pared y mantén siempre el orden para no tropezar con los cables.

VENTILACIÓN

VENTILACIÓN

Una buena circulación de aire es esencial para el control de la temperatura y para mantener unas condiciones ambientales idóneas para el desarrollo de tus plantas de cannabis. Los ventiladores de entrada deberán conectarse con tubos rectos para que el flujo de aire fresco entre perfectamente desde una ventana o un respiradero.

De igual forma, la instalación del extractor y el filtro de carbono debería ser lo más hermética y directa posible. Si consigues hacerlo bien, además de que tus plantas te lo agradecerán, los intensos olores de la marihuana no supondrán ningún problema.

Para simular la brisa natural coloca ventiladores verticales o de pinza alrededor del armario de cultivo. Asegúrate de no acercarlos demasiado o ajustarlos en una velocidad muy alta, porque buscamos una ligera brisa, no un tornado.

CONTROLA LAS CONDICIONES CONTINUAMENTE

Una vez instalas tu armario de cultivo perfectamente afinado, desde equipamiento hasta abonos, tendrás que garantizar las condiciones ambientales perfectas. Un simple termómetro con higrómetro incorporado te permitirá vigilar el microclima del armario. Haz los ajustes necesarios basándote en la información que te aporta este sencillo dispositivo.

Ahora es momento de ponerte manos a la obra y decidir qué variedades de marihuana y qué técnicas concretas de cultivo son las ideales para tu espacio de cultivo.

Lista de comprobación:

  • Bombilla, reflector y transformador
  • Enchufe
  • Extractor + Filtro
  • Ventilador
  • Macetas
  • Termómetro
  • Higrómetro
  • Paredes reflectantes
  • Humidificador (si fuese necesario)
  • Calefactor (si fuese necesario)