¿Qué es el Wax? ¿Cómo se hace? ¿Es seguro?


¿Qué es el Wax? ¿Cómo se hace? ¿Es seguro?

Vamos a aclarar toda esta confusión mediante un análisis detallado de las ceras o Wax, un popular tipo de BHO que se vende con varios nombres como crumble, sugar, honeycomb o budder.

En mi época, siempre me aseguraba de no salir de casa sin un poco de hierba y papelillos; a veces me acordaba de coger también un mechero, y eso era todo.

Ahora, se ve a gente que va por ahí cargada con mochilas en las que llevan todo tipo de herramientas para fumar.

Un vaporizador solía ser una cosa que tenías en el escritorio de tu cuarto, escondido de tu madre.

Pero los extractos son los líderes de la industria del cannabis, y los BHOs (aceites de hachís butano) se están convirtiendo en los principales protagonistas de la escena de los concentrados. Los dispositivos para el dabbing y la vaporización son ahora el último grito.

¿QUÉ ES EL WAX?

El Wax es un tipo de BHO (aceite de hachís butano). Se prepara utilizando butano (un gas licuado) como disolvente para extraer los principales cannabinoides y terpenos de los cogollos y recortes de la marihuana.

La mezcla resultante se procesa para producir un concentrado con un aspecto parecido a la cera de abejas. El proceso de fabricación del Wax varía con el fin de crear un producto con diferentes texturas y colores.

Al igual que el shatter, el Wax puede tener una concentración de cannabinoides de hasta el 80%. A diferencia de éste, el Wax no es translúcido, principalmente porque se prepara de una forma en que se agitan sus moléculas para obtener un producto final opaco, cremoso y céreo.

Las ceras se venden bajo distintos nombres como honeycomb, crumble o budder, que dependerán de la consistencia y textura del Wax en concreto.

Las texturas pegajosas y quebradizas se suelen vender con el nombre de honeycomb o crumble, y las más cremosas como budder.

¿CÓMO SE PREPARA?

El proceso para la fabricación de Wax es muy parecido al del shatter y otros tipos de BHO.

Primero, se empapan los recortes y cogollos de marihuana en butano licuado para separar los tricomas (cristales blancos y resinosos con una alta concentración de cannabinoides y terpenos) de la materia vegetal.

Con esto se crea una mezcla rica en cannabinoides que se calienta para purgar tanto butano como sea posible. Mientras que el shatter se calienta y se deja reposar, las ceras se suelen manipular durante la fase de la purga, que es lo que les confiere su textura única.

Las formas más comunes de manipular y agitar los Wax durante la purga, es dándoles golpes, agitándolos o removiéndolos. El resultado final puede ser desde una sustancia desmenuzable parecida a la miel solidificada (a menudo vendida como sugar wax o sugar crumble) a un concentrado sedoso que se comercializa como budder.

Existe la idea errónea de que los concentrados translúcidos son más puros que los opacos, pero no es cierto.

La translucidez de un concentrado se debe a si ha sido o no agitado (ya sea a propósito o por error) durante el proceso de purga.

CÓMO CONSUMIR WAX:

CÓMO CONSUMIR WAX:

Hay diferentes formas de disfrutar de los extractos de cannabis como el Wax. Recuerda que ciertas ceras especialmente líquidas, pegajosas o difíciles de manejar, podrían no ser adecuadas para fumar en un canuto, vaporizador o pipa de hachís, y te hará falta un “oil rig”.

Mezclar Wax con cogollo:

Las ceras secas, como los crumbles, se pueden espolvorear en un canuto normal o poner en un bong para obtener una dosis extra de cannabinoides. Si eres un entendido, deberás recordar que el sabor único de los concentrados es difícil de diferenciar del del cogollo.

Pipas de hachís:

En el mercado hay pipas nuevas para fumar concentrados como el Wax; de esta forma, no tendrás que invertir en un sofisticado (y más caro) vaporizador o rig. Pero asegúrate de que la pipa que compres sea apta para extractos con base de disolvente, y no sólo para kief o hachís normal.

Vaporizadores:

Los vaporizadores son lo mejor para todo el que quiera evitar los riesgos para la salud de fumar. Aunque los vaporizadores tradicionales no se pueden usar con extractos, hay algunos modelos nuevos con los que es posible hacerlo.

Pero la mayoría de estos modelos son portátiles, y se dice que algunos vaporizadores de peor calidad producen caladas muy pobres; esto suele ocurrir porque no alcanzan temperaturas lo bastante altas como para vaporizar correctamente el concentrado.

Si vas a vaporizar ceras u otro tipo de extractos con base de disolvente, investiga para encontrar un modelo decente.

Dabbing:

Los extractos como las ceras a menudo se conocen como "dabs" porque el dabbing es la forma más común de consumirlos. El dabbing implica el uso de un equipo especializado, en concreto, un "clavo", un soplete y un oil rig o torre de aceite.

El clavo se suele calentar con el soplete (o de forma electrónica si tienes un "e-nail") y sobre él se coloca una pequeña cantidad de concentrado. El vapor producido por el calor se inhala a través de una pipa especializada que a menudo usa agua como filtro.

VENTAJAS DEL CONSUMO DE WAX

Como con todos los demás tipos de BHO, las ceras son estupendas para los que buscan un efecto potente e inmediato.

Debido a su alto contenido de cannabinoides, los concentrados BHO permiten al consumidor recreativo sentir sus efectos de una forma mucho más potente que al fumar o vapear.

Tiene un gusto muy distinto al del cannabis fumado o vapeado, por lo que mucha gente también prefiere el dabbing por su sabor.

Algunos consumidores también aprecian mucho los concentrados, ya que obtienen el efecto deseado mucho más rápido.

¿ES SEGURO?

Los concentrados BHO se critican por varias razones.

Y algunas historias de explosiones causadas por aficionados que intentaban hacer aceite de hachís en casa, han contribuido a que cada vez haya más preocupación por el tema. Estas preocupaciones están relacionadas con la seguridad tanto de la producción como del consumo de un producto fabricado con una sustancia volátil y potencialmente peligrosa.

Como aún no existen regulaciones que garanticen que los Wax y los shatter se purguen de forma adecuada para obtener un producto limpio y fiable, también preocupa la seguridad de su consumo.

El hecho de que estos extractos contienen hasta 5 veces más THC que un cogollo, también plantea dudas en cuanto a la dosis y una potencial "sobredosis". Por suerte, la mayoría sabe que es imposible fallecer por una sobredosis de cualquier producto derivado del cannabis.

Aunque todas estas preocupaciones son legítimas, creemos que podrían resolverse fácilmente mediante la legalización, la regulación y proporcionando una buena información. De esta forma, tanto los consumidores como los que se abstienen podrían tener la seguridad de que los concentrados son seguros y fiables.

Así que si estás pensando en probar los concentrados, asegúrate de informarte bien y ten cuidado. Pueden ser muy fuertes.

Pero, sobre todo, ¡disfruta!

Para conocer más detalles sobre los diferentes tipos de concentrados de cannabis actualmente disponibles, lee esta entrada: Como consumir concentrados.