¿Qué es el dabbing y cómo se hace?


¿Qué es el dabbing y cómo se hace?

No es ningún secreto que cada vez hay más gente que disfruta de la marihuana en forma de concentrados. Los consumidores que usan aceites con vaporizadores bolígrafo, lo suelen hacer porque les permiten disfrutar de los efectos fuera de casa, pero el método de ingesta original surgió aproximadamente una década antes. Se conoce como "dabbing", y lo único que requiere es un aparato especial de cristal y unos cuantos accesorios para disfrutar de potentes caladas de concentrados como nunca antes habías experimentado.

¿QUÉ ES EL DABBING?

Básicamente, el dabbing es el acto de inhalar concentrados de marihuana a través de la vaporización y mediante un dispositivo de cristal conocido como rig para dabbing. También se puede usar lo que se conoce como "recolector de néctar" o "pipa para dabbing", pero abordaremos este tema en otro artículo.

La práctica tal y como la conocemos comenzó a tomar forma alrededor del año 2005, cuando un hombre que se hacía llamar BudderKing fue entrevistado por la revista Cannabis Culture. En la entrevista, describió una fórmula para hacer "budder" de marihuana, algo que en ese momento era básicamente un concentrado de marihuana que se dejaba solidificar parcialmente en la repisa de la ventana.

En esa misma entrevista, mostró un dispositivo de vidrio que permitía la vaporización eficaz de concentrados y el poder inhalarlos de una forma rápida. Se convirtió en el primer prototipo de lo que hoy conocemos como rig para dabbing.

Por supuesto, pasó un tiempo hasta que se puso de moda, pero finalmente los concentrados de marihuana llegaron al público después de incluirlos en la High Times Cannabis Cup de 2010. Al llegar a la escena internacional, los dispensarios comenzaron a almacenar concentrados y a presentar a los clientes lo maravillosos que eran.

¿CÓMO FUNCIONA EL DABBING?

Ahora puede que te estés preguntando cómo funciona realmente el dabbing. Cuando se ve por primera vez, puede dar la sensación de que se trata de un experimento científico, pero es más sencillo de lo que parece inicialmente.

Básicamente, el dabbing implica calentar el concentrado de marihuana (al que nos referiremos principalmente como "dabs" a partir de ahora) e inhalar el vapor. En concreto, los dabs se vaporizan cuando se ponen en contacto con tu dispositivo precalentado. Te permiten inhalar directamente el vapor y al exhalarlo de forma natural el proceso del dabbing se completa.

¿QUÉ SE NECESITA PARA DABBEAR?

Parece bastante sencillo, ¿verdad? Ahora que sabes cómo funciona, ¡estás un paso más cerca de disfrutar de los dabs en primera persona! Esto es lo que necesitas recopilar antes de comenzar.

RIG PARA DABBING

Como hemos mencionado antes, obtener un rig para dabs es el primer paso fundamental en el proceso del dabbing. Para quienes no los conozcan, los rigs para dabbing son dispositivos de vidrio con forma de bong especialmente equipados para vaporizar dabs.

CLAVO

¿Sabes qué es un clavo? Al igual que un bong tiene una cazoleta, cada rig para dabbing tiene un clavo de un tipo determinado. El clavo se parece a una cazoleta y su funcionamiento también es similar, excepto que su orificio se encuentra en la parte lateral, en lugar de en la parte inferior.

Está diseñado así porque la parte inferior se calienta cuando consumes el dab, por lo que el concentrado se pone en el centro del clavo. Tienes que inhalar mientras se evapora, enviando así todo el vapor a través del orificio lateral y hacia el interior del rig.

Los tres materiales más comunes que se utilizan para fabricar clavos para dabbing tradicionales (no eléctricos) son el titanio, el vidrio y el cuarzo. Ten en cuenta que cada tipo de clavo requiere un proceso ligeramente diferente, ya que el diseño de cada clavo puede variar. Por ejemplo, en lugar de que el orificio esté ubicado en el lateral, algunos clavos presentan un orificio que sobresale por el centro. Por otro lado, algunos requieren un calentamiento directamente desde abajo, mientras que otros se calientan en ángulo.

DABBER

Incluso aunque no fuesen pegajosos, no recomendamos que dosifiques los dabs con los dedos. Hay una alternativa mucho más efectiva conocida como dabber, herramienta para dabs. Se trata de herramientas parecidas a un bisturí de acero que puedes usar para cortar un dab y colocarlo en el clavo.

TAPA DE CARBURADOR

Mientras consumes el dab, tienes que controlar que ese vapor tan valioso no escape lo más mínimo por la abertura superior. Afortunadamente, es un posible problema que se puede resolver fácilmente; solo tienes que colocar una tapa de carburador en la parte superior del clavo. Por lo general, están fabricadas de tal manera que encajan perfectamente en un clavo estándar, y lo ideal es que permanezcan en su lugar sin necesidad de tener que sujetarlas.

SOPLETE

Aunque está claro que las llamas de un mechero tradicional calientan, no son adecuadas para calentar el clavo. Para aplicar el calor necesario más bien hace falta un soplete de butano (o una alternativa sin butano). Por otro lado, tendrás que comprar latas de butano a menudo para rellenarlo.

CONCENTRADO DE MARIHUANA

¡No puedes dabbear sin los propios dabs! Los concentrados de marihuana están disponibles en muchas formas, pero los rigs para dabbing son más adecuados para ciertos tipos de hachís o aceite de marihuana, algo que explicaremos con más detalle a continuación.

¿QUÉ MÁS TIPOS DE DABS EXISTEN?

¿QUÉ SON LOS CONCENTRADOS DE MARIHUANA?

Nos hemos referido a los concentrados de marihuana como algo genérico, pero dentro de esta categoría hay muchos tipos diferentes.

BHO (ACEITE DE HACHÍS AL BUTANO)

El aceite de hachís al butano, normalmente llamado simplemente BHO, es un subconjunto de concentrados que se distingue por el uso de butano como disolvente. A pesar de los posibles problemas que podrían surgir con el butano, el proceso es completamente seguro y libre de toxinas si se realiza adecuadamente. Además, como es rentable y eficiente, también es el método de extracción comercial más utilizado.

SHATTER

El shatter es una de las principales subcategorías de BHO, y se caracteriza porque se quiebra ("shatter" en inglés) cuando se enfría. Tiene esta textura porque los cannabinoides, terpenos y resto de compuestos se mezclan durante una sola fase, dejando pasar la luz.

CERA

Pero según los compuestos de la marihuana se separan en forma concentrada, se convierten en una sustancia escamosa parecida a la arcilla y conocida como wax (cera). Muchos afirman que la cera sabe mejor que el shatter, aunque es algo subjetivo, y suelen tener la misma potencia.

LIVE RESIN

Para cerrar la categoría del BHO, el live resin o resina viva se caracteriza porque tiene un método de preparación único. En lugar de utilizar cogollos de marihuana seca y curada, la resina viva se elabora con material vegetal fresco que se congela rápidamente. Se hace así principalmente para preservar el sabor y el aroma, que tienden a ser mucho más pronunciados con este tipo de concentrados.

HACHÍS AL AGUA/BUBBLE HASH

En lugar de utilizar butano, el hachís al agua, también conocido como bubble hash, implica la extracción del THC y otros cannabinoides/terpenos utilizando agua helada y filtración gradual. Sin embargo, si piensas hacer dabbing con este tipo de concentrado debes obtener una pureza especial, ya que si quedan pequeños restos de materia vegetal la experiencia puede que no sea igual de genuina.

ROSIN

Aunque puedes dabbear hachís especialmente purificado, la mejor manera de asegurarte de que se derrita por completo es convertirlo en rosin. Esto se hace básicamente con calor y presión, y hay muchas prensas hechas explícitamente para el proceso. Este método es único ya que no implica el uso de disolventes, ni siquiera agua.

ACEITE DE CO₂

Por último, si quieres vivir la experiencia más pura de todas, consigue un poco de aceite de marihuana extraído con CO₂ supercrítico. En el proceso interviene un solvente altamente minucioso y eficiente, pero requiere una tecnología muy avanzada y además es bastante costoso. Como resultado, estos aceites suelen ser más caros que otros. Dicho esto, también pagas la calidad.

CÓMO DABBEAR CONCENTRADOS DE MARIHUANA

"¡Basta de definiciones, estoy listo para dabbear!"

Nos encanta el entusiasmo, pero vamos a asegurarnos de que tienes todo lo que necesitas y que sabes exactamente qué hacer.

UTENSILIOS

Para comenzar, vamos a revisar rápidamente los utensilios necesarios:

1. Rig para dabbing
2. Clavo
3. Dabber
4. Soplete cargado con butano
5. Tapa para carburador
6. El concentrado de marihuana que quieras

INSTRUCCIONES

Para dabbear lo primero, por supuesto, es dosificar tu dab con el dabber de acero. Cuando tienes la dosis, calienta la parte inferior o el lateral del clavo (dependiendo el diseño del rig) hasta que se ponga al rojo vivo.

A medida que va desapareciendo el enrojecimiento, pones el dab o concentrado en el centro del clavo y empiezas a inhalar cuando el dab comienza a evaporarse. Cuando el concentrado se haya desprendido por completo del dabber, retíralo del clavo y coloca la tapa del carburador sobre la abertura. Cuando hayas inhalado todo el vapor, exhala como de costumbre.

CÓMO CONSUMIR DABS

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL DABBING?

Ahora que cuentas con toda la información sobre cómo se hace, es hora de que lo compares con otros métodos como el vapeo o el fumar tradicional.

MÁS SUAVE PARA LOS PULMONES (SI SE HACE CORRECTAMENTE)

Para empezar, si haces dabbing a una temperatura más baja (esperando un poco más después de que el clavo ya no esté rojo), el vapor entrará en tus pulmones de una forma mucho más suave que el humo de fumar marihuana. Incluso podría llegar a ser más suave que un vaporizador convencional, ya que muchos de ellos no tienen la opción de configurar la temperatura. Sin embargo, si inhalas el dab demasiado pronto, se te puede irritar tanto la garganta como cuando das una calada a un porro o blunt.

MÁS EFICIENTE QUE FUMAR

Teniendo en cuenta que estás disfrutando de un concentrado con alrededor del 60-80% de THC, en lugar de cogollos con hasta un 30% o más de THC como máximo, solo necesitas un par de caladas para colocarte tanto como lo harías con un porro entero. Esto también significa que no tendrás que inhalar tanto y, por lo tanto, hay menos probabilidades de que la garganta se irrite.

SABE MEJOR

Como el dabbing se hace a una temperatura bastante más baja que fumar, también podrás detectar más matices de sabor. Verás, si estuvieras fumando las flores con las que se hicieron tus dabs, el calor quemaría la mayoría de los terpenos. Este calor también quema los cannabinoides, lo que significa que te sentirás menos colocado que si haces dabbing con la versión concentrada.

EL PROCESO ES DIVERTIDO

Todos estos beneficios son geniales, sí, pero creemos que una de las mejores partes del dabbing es el proceso en sí mismo. ¿Calentar el rig con un soplete? ¿Poner el dab en el clavo y tapar la abertura? Hay pocas cosas que hagan que te sientas como un científico sin tener que trabajar de verdad.

¿ES SEGURO EL DABBING?

Vamos a terminar el artículo con la pregunta más importante de todas: ¿Es seguro el dabbing?

Bueno, si se hace bien, el proceso es completamente seguro. Mucha gente lo hace una o varias veces al día sin incidentes, incluso estando colocados. Dicho esto, manipular y encender un soplete de butano siempre conlleva riesgos que deben considerarse de antemano.

No hagas dabbing si estás demasiado colocado, ya que encender el soplete o apuntar al lugar equivocado puede ser un error caro y dañino. Por otro lado, al existir la posibilidad de quemarte, no toques el clavo durante 10 minutos después del último dab.

Aparte de eso, es tan seguro como cuando fumas. ¡Solo tienes que prestar atención durante el proceso y disfrutar de tus dabs!